Taza de té hecha de hojas

Razones por las que tu taza de té no sabe bien

¿Cómo preparar la taza de té perfecta? Puede parecer una tarea sencilla: Agua caliente, bolsa de té y, a veces leche, pero para aquellos que realmente quieren hacerlo bien y aprovechar al máximo tu taza de té, hay algunas cosas que vale la pena considerar cuando se trata de preparar la taza perfecta.

Aunque no parezca, tener bolsas u hojas de té de buena calidad hará que tu taza de té esté llena de sabor. Si no se tiene cuidado al preparar el té, incluso las mejores y más sabrosas hojas pueden faltar en la taza final. 

Si quieres evitarte el tener que hacer tu té perfecto, puedes optar por buscarlo en una cafetería. Los baristas están comprometidos a preparar excelentes bebidas. Opta por elegir un té en tu próxima visita. Además, únete a la tarjeta de cliente frecuente  para obtener beneficios al acumular puntos y cambiarlos por grandes recompensas.

Con esto en mente, aquí hay 5 razones por las que su té podría no saber tan bien como debería, y cómo hacerlo bien: 

¿Cómo preparar la taza de té perfecta?

Temperatura del agua incorrecta

Si bien muchos de nosotros nos conformamos con agua hervida, para muchos tipos de té, esta no preparará la taza más sabrosa. La temperatura del agua juega un papel importante en la extracción del sabor y varía según el tipo de té que estés preparando. 

Los tés negros requieren agua recién hirviendo para extraer las fuertes cualidades tánicas del té. Mientras que los tés verdes y blancos saben mejor cuando se preparan con temperaturas ligeramente más frías, extrayendo notas más dulces y florales. La temperatura adecuada para tu taza de té es clave para obtener lo mejor de las hojas.

Agua de mala calidad 

Si te preguntas por qué tu té sabe raro, es muy probable que se deba al agua. Para obtener la mejor y más viva taza de té, necesitas agua recién extraída que sea rica en oxígeno para extraer el sabor.

El agua que ha estado reposando en una tetera por un tiempo, o ha sido hervida una y otra vez, carecerá de oxígeno, dejando su taza de té con un sabor plano. Entonces, si tiendes a encender el interruptor de tu tetera y recalentar el agua que ya está allí, comience llenando tu tetera con agua fresca y purificada. Usar agua de la llave puede modificar el sabor.

Taza de té de bolsita

Dejar reposar tu taza de té por demasiado tiempo

Dejar reposar tu taza de té más tiempo que la preparación recomendada, rara vez lo hará más sabroso ni más intenso. La preparación o extracción excesiva provocan que las hojas liberen el exceso de taninos, lo que deja el té con un sabor amargo y, a menudo, enmascara algunas de las otras características más complejas que el té tiene para ofrecer.

No dejar reposar tu taza de té suficiente tiempo

Por otro lado, si su té carece de sabor y es de color pálido, es posible que lo estés dejando reposar durante muy poco tiempo. Los tés, y en particular los tés de hojas enteras, necesitan el debido tiempo para desplegarse y liberar todo su sabor. 

Aproximadamente entre 3 y 5 minutos suelen ser suficientes, dependiendo del té, y la recompensa viene en forma de una taza de té deliciosa y sabrosa. 

Almacenamiento de té

Aunque no es estrictamente parte del proceso de preparación del té, la forma en que lo almacenas es demasiado importante, ya que si no lo haces correctamente puede afectar el sabor de la taza. 

Eso significa mantenerlo fresco, seco y, lo que es más importante, hermético. Las hojas de té también absorben fácilmente los olores fuertes, por lo que es importante no solo mantener los tés separados unos de otros, sino también evitar almacenarlos junto a las hierbas y especias.

¿Nuestro pequeño consejo final para la taza perfecta? Encuentra un rincón agradable y acogedor, un poco de tranquilidad y disfruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.