¿Qué son los anticonvulsivos?

Los anticonvulsivos (antiepilépticos o AED), como la gabapentina tabletas, ayudan a normalizar la forma en que los impulsos nerviosos viajan a lo largo de las células nerviosas, lo que ayuda a prevenir o tratar las convulsiones.

Cuando el cerebro funciona normalmente, las células nerviosas se comunican entre sí mediante señales eléctricas controladas de una célula nerviosa a otra. Esto le dice al cuerpo que haga todo lo que necesita o quiere hacer.

¿Qué pasa durante una convulsión?

Durante una convulsión, hay un cambio en el nivel de las señales eléctricas de las células nerviosas, que pasa de un nivel normal a una cantidad excesiva o anormal de señales nerviosas, responsable de los signos y síntomas de una convulsión.

Lo que causa el cambio es que los impulsos nerviosos pueden ser el resultado de una lesión en una parte del cerebro, un accidente cerebrovascular, un tumor cerebral, causas genéticas, problemas metabólicos o problemas de toxicidad.

Los anticonvulsivos también se pueden usar para tratar el dolor nervioso y el trastorno bipolar.

¿Cómo actúan los anticonvulsivos en el cuerpo?

Los anticonvulsivos mantienen los impulsos de las células nerviosas a un nivel normal para que no se vuelvan excesivos y descontrolados, razón por la cual se usan en los trastornos convulsivos y la epilepsia.

La forma en que los anticonvulsivos controlan los impulsos nerviosos no se comprende por completo, pero se cree que es por su acción sobre los neurotransmisores como el GABA, o por su acción sobre los receptores como el glutamato o por el cambio de los canales eléctricos en la célula nerviosa.

¿En qué tipo de padecimientos se prescriben?

Los anticonvulsivos estabilizan el nivel de los impulsos de las células nerviosas y se usan para una variedad de condiciones que incluyen:

 

  • Epilepsia
  • Trastornos convulsivos
  • Dolor nervioso (dolor neuropático)
  • Trastorno bipolar

 

¿Qué tipos de anticonvulsivos existen?

Existen diferentes tipos de medicamentos antiepilépticos (MAE) en el mercado, por lo que cada profesional de la salud tiene la obligación de recetar el que mejor se adapte a la necesidad del paciente.

No existe una fórmula para elegir qué medicamento anticonvulsivo usar para un paciente en particular. Ningún medicamento domina la eficacia y todos tienen varios efectos secundarios.

Los médicos y los pacientes eligen los MAE después de considerar qué efectos secundarios deben evitarse en casos particulares, la conveniencia de uso, el costo y la experiencia del médico.

Un comienzo importante es saber qué MAE funcionan para qué tipos de convulsiones:

Los MAE de espectro estrecho funcionan principalmente para tipos específicos de convulsiones (como convulsiones parciales, focales o de ausencia, mioclónicas).

Los MAE de amplio espectro también tienen cierta eficacia para una amplia variedad de convulsiones (convulsiones mioclónicas parciales y de ausencia). Algunos tipos de convulsiones son difíciles de tratar con cualquier MAE.

MAE de espectro reducido:

  • Fenitoína (Dilantin)
  • Fenobarbital
  • Carbamazepina (Tegretol)
  • Oxcarbazepina (Trileptal)
  • Gabapentina tabletas (Neurontin)
  • Pregabalina (Lyrica)
  • Lacosamida (Vimpat)

MAE de amplio espectro:

  • Ácido valproico (Depakote)
  • Lamotrigina (Lamictal)
  • Topiramato (Topamax)
  • Zonisamida (Zonegran)
  • Levetiracetam (Keppra)
  • Clonazepam (Klonopin)
  • Rufinamida (Banzel)

¿Es mejor el patente o el genérico?

Cada medicamento tiene una marca de patente y un nombre genérico. El genérico suele ser más barato, a veces por mucho.

Para los medicamentos introducidos en los últimos años, la protección de patentes (o “exclusividad de mercado”) puede bloquear la venta de versiones genéricas.

Un medicamento genérico por lo general funciona bien, pero es posible que no genere los mismos niveles de sustancia activa en la sangre que el medicamento de marca o un medicamento genérico alternativo.

Por lo tanto, con cambios en los fabricantes de píldoras o tabletas, los niveles de concentración de la sustancia en sangre pueden cambiar. Esto puede producir convulsiones intercurrentes o efectos secundarios.

La preocupación más importante al tomar medicamentos genéricos es asegurarse de que las tabletas estén hechas por el mismo fabricante para cada recarga. Cambiar de un fabricante genérico a otro podría resultar en una cantidad diferente de medicamento activo en cada dosis.

El autor actual defiende el derecho del paciente y del médico a saber sobre la sustitución de medicamentos y considerar si la sustitución genérica es segura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.