Remedios caseros para blanquear los dientes

remedios para blanquear los dientes

¿Remedios caseros para blanquear los dientes? Desde hace años, el tema de la estética y la apariencia física ha jugado un importante papel en el estilo de vida de las celebrities y ahora, cada vez más, también en las personas de a pie.

En un mundo donde la imagen es una seña de identidad y que habla de nosotros mismos, son muchos los tratamientos estéticos que se ofrecen para conseguir alcanzar la mejor versión de uno mismo y el blanqueamiento dental es uno de ellos.

Blanquear los dientes puede resultar muy costoso y hay quien no quiere o no puede gastarse lo que pueda llegar a valer un tratamiento dental de estas características.

Por eso, muchas personas acuden a los remedios caseros y a los productos naturales para conseguir igual o parecidos resultados.

A continuación, te explicamos varios remedios caseros que puedes conseguir y aplicártelos tú mismo sin esfuerzo, baratos y que te proporcionarán excelentes resultados a la hora de blanquear dientes:

Usa bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es uno de los productos más famosos y conocidos a la hora de blanquear el esmalte dental.

Fácil de encontrar en cualquier supermercado, este producto es abrasivo y tiene la capacidad de eliminar por completo cualquier mancha que pueda haber en los dientes.

También ayuda a hacer desaparecer bacterias o suciedad. Su efectividad se explica porque es uno de los ingredientes que muchas pastas blanqueadoras tienen en su interior.

Ahora bien, el bicarbonato de sodio es un potente producto que ayuda a blanquear el esmalte pero es importante saber que un uso excesivo del mismo puede llegar a dañar irreparablemente dicho esmalte.

como puedo blanquear los dientes

Frutas como la fresa o el plátano

Muchas frutas tienen el poder de aclarar el esmalte dental e incluso rebajar el color amarillento de este en uno o dos tonos.

Por ejemplo, el caso del plátano sirve para esta función es que es uno de los remedios caseros más conocidos.

La monda o pela de este alimento posee ácido salicílico y también ácido cítrico que, juntos, son capaces de blanquear dientes de forma rápida.

La técnica es sencilla, solo hay que restregar, después de haberse cepillado los dientes como de costumbre, el interior de la monda y la que estuvo en contacto con el plátano contra la dentadura.

Algo bueno de esto es que no resulta tan dañino con el esmalte como el bicarbonato de sodio así que puedes utilizar este método las veces que quieras.

Otra fruta que también ayuda a mantener a raya el blanco natural de los dientes es la fresa. Para conseguir un blanqueado más profundo, lo único que debes de hacer es triturar un par de fresas y refregar la papilla resultante contra los dientes.

De igual forma que con el plátano, esto puedes repetirlo las veces que quieras porque no daña en absoluto el esmalte. Ya sabes, ¡a comer muchas fresas!

El jugo de un limón

El poder blanqueador de un limón es muy potente y son muchas, sobre todo chicas, las que han utilizado el jugo de esta fruta para poder aclararse el pelo.

Utilizar unas gotas de limón para aclarar el pelo es un remedio natural que se lleva utilizando años y si esta fruta es capaz de aclarar el cabello también puede hacerlo con el esmalte de los dientes y para conseguir que este pierda el color amarillo.

Para utilizar este remedio casero lo ideal es exprimir un limón en un vaso pequeño y, bien mezclarlo con la pasta dentífrica habitual o con un puñadito de sal o incluso con un poco de bicarbonato de sodio.

Una vez tengas la pasta bien mezclada, utilízala como si fuera un dentífrico cualquiera. Lo único que variará será que tendrás que dejar reposar la mezcla unos 5 minutos (no más) o cepillarte los dientes todo ese tiempo.

El limón, al igual que el bicarbonato de sodio es un producto altamente abrasador así que lo ideal será enjuagar bien una vez hecho el procedimiento y no repetir esto muchas veces por semana. Lo ideal será una vez a la semana para conseguir blanquear dientes de forma sana.

Los remedios caseros siempre son buenos recuerda que también puedes optar por medicamentos en descuentos buen fin puedes encontrar todo lo que necesitas para tener en casa, además de contar con el mejor servicio a domicilio en farmacia.

Alimentos para evitar

Ya que tu propósito es conseguir llegar a blanquear dientes naturalmente, también has de tener en cuenta qué alimentos son fatales para conseguir el blanco que deseas en tu dentadura.

Aunque busques remedios caseros para blanquearlos, muchos de los productos habituales en la dieta de muchas personas pero con consumirlos moderadamente y no abusar de ellos, no habría problema si lo que quieres es preservar la blancura de tu dentadura.

Por qué se caen los dientes

porque se caen los dientes

Hay etapas en la vida en que es natural que los dientes se caigan, pero en otras etapas no es tan natural y existen algunas razones que lo provocan.

Si hay un médico al que le tenemos especial miedo es el dentista y cuando hablamos de problemas en la boca siempre los acompañamos de una mueca de dolor y desagrado.

La salud bucodental es una de nuestras mayores preocupaciones, aunque no siempre le prestamos una atención que esté a la altura, y el caerse un diente es la mayor de las pesadillas entre las personas que padecen este tipo de dolencias.

Los dientes de leche

El cuerpo humano es una máquina perfectamente coordinada de ahí que la dentadura, al igual que el resto de nuestra anatomía. Tenga un fin preciso y se adapte a nuestras propias necesidades.

El ser humano nace sin dientes, o eso es lo que pensamos. En realidad los tenemos, pero ocultos en las encías y no suelen salir antes de que el bebé cumpla seis meses de vida.

La razón por la que cuando nacemos no tenemos dientes (visibles) es bien sencilla: no los necesitamos, porque en esa etapa la alimentación se hace a través de la leche. Además, en el caso de tener dientes heriría los pezones de la madre durante las tomas. Según va evolucionando la alimentación del bebé también lo hace la dentadura.

Al cumplir el medio año y hasta alcanzar los 30 meses de vida van apareciendo los dientes al mismo ritmo que cada vez se consumen alimentos más consistentes y a partir de los seis años el niño empieza a perder los denominados dientes de leche. Reciben su nombre del color que tienen, tan parecido a la bebida láctea. Para dejar paso a la que será su dentadura definitiva, la que le acompañará durante su edad adulta.

cuida tus dientes

Razones por las que se cae un diente

Hay varios motivos que explican el caerse un diente. Para empezar accidentes o golpes fuertes que los arranquen total o parcialmente. Todos hemos visto en las películas como en una pelea de un puñetazo alguien le saca los dientes a otro. No es fácil, ni habitual, pero sí posible.

Pero hay otras razones que explican la pérdida de dientes y tienen que ver con problemas en la boca, concretamente con enfermedades que debilitan la dentadura y pueden hacer que desaparezcan las piezas dentales.

La piorrea es la principal causa de pérdida de piezas dentales y consiste en la combinación de gingivitis, que inflama y debilita las encías, y periodontitis. Que destruye el tejido óseo que hay alrededor del diente lo que hace que éste se afloje.

Se trata de una infección que si se cura a tiempo no tiene que tener consecuencias fatales, pero que de lo contrario puede derivar en la caída de los dientes.

Las caries, cuando no son tratadas a tiempo y del modo correcto, pueden también derivar en una infección de la raíz que debilitará el diente. Al punto de que la mejor solución para evitar problemas en la boca sea extraerlo, aunque también puede caerse el solo.

Consecuencias de las pérdidas de dientes

Al caerse un diente todos pensamos en el resultado estético que tiene, especialmente si se trata de alguna de las piezas delanteras. Pero pocas veces prestamos atención a cómo afecta al resto de la mandíbula la ausencia de uno o varios dientes. Y lo cierto es que tiene una repercusión mayor de la que podíamos pensar.

Antes comentábamos que el cuerpo es un perfecto engranaje y el hecho de que tengamos 32 dientes es porque es el número que equilibra las funciones que realiza la dentadura.

Al caerse un diente se produce un desajuste y otras piezas se sobrecargan al masticar la comida e incluso pueden moverse. Eso sin contar que puede haber alteraciones en la mordida. Pérdida muscular e incluso perder la sujeción de los labios o desarrollar problemas para hablar.

Soluciones para mejorar la calidad de vida

Ante la pérdida de uno o varios dientes la solución pasa por consultar con un dentista que es el que mejor puede aconsejar en estos casos. Las opciones son básicamente dos: colocar una nueva pieza o mantener el hueco en la boca.

Existen implantes permanentes que se unen al hueso, coronas permanentes -habitualmente hechas en cerámica- que se fijan a los dientes contiguos mediante un puente y prótesis que pueden retirarse, las conocidas habitualmente como dentaduras postizas.

Cada solución presenta una serie de ventajas y desventajas y ha de ser analizada para cada caso particular en función de diversos motivos. Que van desde la razón por la que se perdió el diente, la existencia de enfermedades para las que alguna de las soluciones podría ser contraproducente o el estilo de vida del propio afectado.

Existen muchos productos que te pueden funcionar para evitar la caída de los dientes, puedes encontrarlos en una farmacia con envíos nacionales para que adquieras todo lo que quieras sin salir de tu casa.

Por ello lo mejor ante la sospecha de problemas en la boca que pudieran derivar en la pérdida de los dientes es ponerse en contacto con el dentista para que realice una revisión en detalle y realice el diagnóstico más adecuado.